Cuando se escuchaba el estruendo de una bala, Teo y sus cuatro hermanos ya sabían qué hacer. Tenían un plan estudiado a la perfección y no hacía falta que nadie les avisara nada. “Ante la primera bala se van corriendo a donde les indiqué y se quedan ahí sin salir […]